Hidrata y alivia los pies cansados y alivia los pies secos y agrietados.

Nutre y repara la piel.

Suaviza y alisa las callosidades.

Protege de las bacterias.

Refresca los pies y previene los olores.